Valentín López González

Valentín López González nació en el casco de la ex hacienda de Santa Rosa Treinta, en Tlaltizapán, Morelos, el 16 de diciembre de 1928. Su niñez trascurrió en el barrio de Tepetates, en donde vivía con su padre Valentín López Ayala y su tía Camerina Rayado, quien era propietaria del Mesón de Tecoac, en la calle de Arteaga. Su tía fue quien le contó innumerables historias de la revolución y de la historia de la ciudad, con las que creció.

Sus estudios primarios los realizó en la Escuela Primaria Evolución, bajo la dirección del Profesor Agustín Güemes Célis. Además fue alumno del profesor Froylan Parroquín en la Secundaria Revolución Social Número 1.

En 1943, cuando Valentín tenía 14 años de edad, el profesor Parroquín llevó a sus alumnos de excursión a Michoacán para ver al naciente volcán Paricutín y les encargó hacer un trabajo sobre su viaje. Valentín realizó una entrevista al dueño del terreno donde había nacido el volcán, Dionisio Pulido, al profesor le gusto tanto esta entrevista que la envío al periódico Excélsior.  Grande fue su sorpresa al ver publicada su entrevista en primera plana, lo que lo motivo a continuar escribiendo. Así que creo en la secundaria un periódico al que llamó “El Tábano”. Más adelante inició otro periódico llamado “Juventud” y en 1945 al fundarse el periódico “El Informador” comenzó a escribir en este.

En 1948 ingresó a la Escuela Nacional de Antropología, en la cual asistía por las tardes y por la mañanas estudiaba la carrera de derecho.  Valentín López fue arqueólogo, antropólogo, historiador y abogado. Realizó excavaciones arqueológicas en Xochicalco, en Teopanzolco, en Chimalacatlán, y en otras zonas del estado de Morelos y del sureste de México.

En 1949 inició el rescate bibliográfico del Estado de Morelos y en 1950 fundó el “Centro de Estudios Morelenses”, junto con personalidades como Agustín Aragón, Andrés Tirlau, Carlos Pellicer, Luis Betanzos, Francisco Javier Arenas y el padre Lauro López Bentrán.

En 1952 fue nombrado director de turismo, prensa y propaganda del gobierno del estado, en donde comenzó a difundir la historia de Morelos y publicó su libro “Breve Historia Antigua del Estado de Morelos”. Ese mismo año 14 generales pretendían fraccionar los terrenos de la casa de Maximiliano en Acapantzingo, por lo que se dio a la tarea de rescatar dicho inmueble, tomando posesión de éste a nombre del Instituto de Antropología, junto con el arquitecto Miguel Salinas. Asimismo, rescató el Jardín Borda pues su dueño Helmer Jones pretendía construir en ese lugar un edificio de 10 pisos.

En 1955, junto con rector Alfonso Roqueñí fundo el “Centro de Estudios Históricos Fray Bernardino de Sahagún” y publico sus libros “Los Tlahuicas”, “Reseña Histórica de la Educación en Morelos”, así como “Historia del Periodismo en Morelos”.

Desde 1960 comenzó a recolectar biografías y la hemerografia de Zapata, ese año publicó en el periódico “El Correo del Sur” las primeras 30 biografía de lo que sería su libro “Los Compañeros de Zapata”. En 1965 publicó su libro más representativo “Cuernavaca, Visión Retrospectiva de una Ciudad”.

Publicó y editó mas de 80 libros para difundir la historia y cultura del estado de Morelos.

Fue presidente municipal de Cuernavaca, de 1964 a 1966, y hermanó a la ciudad de Cuernavaca con Burlingame, inauguró el Mercado Adolfo López Mateos, realizando un gran número de obras durante su administración.

En 1969 creó el museo de Tlaltizapán. El 22 de abril de 1977 el cabildo de la ciudad lo designó “Cronista Vitalicio de la Ciudad de Cuernavaca”, cargo honorífico que desempeñó hasta su muerte. 

A lo largo de su trayectoria Valentín López González recibió diversos homenajes y reconocimientos como la medalla “Miguel Otón” por sus 40 años de servicio en el Instituto Nacional de Antropología e Historia y la “Venera José María Morelos y Pavón”, máxima presea que otorga el gobierno del estado a los morelenses por excelencia.

Valentín López Falleció el 10 de septiembre de 2006.