Martín de Sessé

Encargado por el rey Carlos III de España para estudiar y recolectar la flora americana, en especial de la Nueva España, el médico Martín de Sessé y Lacasta, al frente de un grupo de especialistas, incluyó en sus registros plantas de Cuernavaca y las dio a conocer al mundo.

Entre las plantas que registro se encuentran:

“Texaxapotla” o yerba horadador, que al untarse con una piedra penetra su olor con mucha agudeza. Sus hojas se parecen a las del lino, su flor es amarilla y sabe y huele a naranja.

“Acocotli” o “chichiopátli”, de hojas parecidas al nardo montando, sus flores semejan estrellas sobre color amarillo que inclina un tanto a rojo.

Árbol “huitzilxochitl” o árbol como eneldo que mana goma. Sus hojas se parecen a la albahaca y las flores pulidas, que de blanco tiran a amarillo, son semejantes en olor y gusto al eneldo.

“Cagalictlacopatli”, con hojas de figura de corazón.

“Copalcuahuitl” o árbol que lleva goma. Tiene las hojas muy anchas aserradas y destila una goma blanca y transparente.

Ríos Szalay Adalberto y Efraín Ernesto Pacheco Cedillo, “Ecos y huellas en Cuauhnahuac”, Ed. Porrúa, 2014, p. 46.