José David de Jesús Alfaro Siqueiros

Nació en la ciudad de México el 29 de diciembre de 1896. Fue uno de los máximos representantes del muralismo mexicano junto a José Clemente Orozco y Diego Rivera. Hizo gala de un temperamento aguerrido, siempre convencido de la importancia del arte como vehículo para la formación de la conciencia popular por medio de una nutrida obra teórica.

Al mismo tiempo, destacó por el ser más arriesgado de los muralistas al nivel estético y técnico, ya que no se limitó al fresco. Por el contrario, investigó el uso de nuevos materiales como la fibra de vidrio y técnicas como los escultomurales.

En 1911, inició estudios de arquitectura en la Escuela Nacional Preparatoria, mientras tomaba clases nocturnas en la Academia San Carlos (Escuela Nacional de Bellas Artes). El espíritu activista de Siqueiros hizo su primera aparición cuando participó por primera vez en una huelga en contra de los métodos de enseñanza de la academia. Tras apedrear al director, Rivas Mercado, Alfaro Siqueiros fue detenido. Más tarde, en 1913, se matriculó en la Escuela al Aire Libre en Santa Anita.

En 1919, viaja a Europa donde conoce a Diego Rivera. En 1922, regresa a México durante el gobierno de Álvaro Obregón y la protección de José Vasconcelos. Comienza su obra como muralista junto a Diego Rivera, José Clemente Orozco y otros artistas reconocidos. En 1923 fundó el Sindicato de obreros, técnicos, pintores y escultores.

A raíz de tomar una postura más crítica hacia el gobierno, Siqueiros se compromete de forma asidua con la actividad política del PCM y participa en diferentes actividades de agitación. Esto lo lleva a su encarcelamiento y posterior libertad condicional en Taxco, Gro. Con el tiempo, Siqueiros logró el exilio a Los Ángeles en 1932, Sin embargo, la beligerancia política del artista le costó la expulsión del país, lo que lo llevó a Montevideo y a Buenos Aires. Regresa a México y tras el atentado a Trosky vuelve a salir exiliado, esta vez a Chile. Regresando posteriormente a México.

Durante los últimos nueve años de su vida, Siqueiros vivió en Cuernavaca en lo que hoy se conoce como “La Tallera”. Este edificio, de invaluable valor simbólico, lo creó en 1965, adaptando elementos a las necesidades de su producción pictórica de gran formato. Según relató Siqueiros  lo hizo para “llevar a la realidad una idea que desde 1920 teníamos Diego Rivera y yo, es decir la creación de un verdadero taller de muralismo donde se ensayaran nuevas técnicas de pinturas, materiales, aspectos geométricos, perspectivas”, entre otras.

Falleció en la ciudad de Cuernavaca el 6 de enero de1974.