Directorio Cultural

Fiesta Patronal del Divino Salvador de Ocotepec

Casa Juan Aldama 304 Ocotepec Cuernavaca Morelos 62220 México Teléfono Domicilio: 777 382 11 56
Fotografía de Fiesta Patronal del Divino Salvador de Ocotepec

Info. Biográfica

La fiesta patronal del Divino Salvador  es un pilar de identidad para la comunidad. Es un coleccionador social ya que, la organización de la vida religiosa del poblado, se basa en un sistema de cargos, donde las relaciones de parentesco desarrollan un papel fundamental dentro de dicha organización. Esto se refleja en el caso de las asistencias y todo lo que gira en torno a los quehaceres previos, durante y después de las celebraciones. LA fe de sus feligreses se manifiesta, no sólo en la organización de su fiesta, sino también en la cotidianidad de la vida de las personas y en el apoyo que le solicitan al Santo Patrono cuando tienen algún problema.

Una tradición de suma importancia para la fiesta patronal es la colocación de la portada, también nombrada “el arco” entre los pobladores. Es un proceso que tiene su especificidad temporal y ritual; éste es donado por el barrio de Culiacán donde es diseñado y confeccionado. Este arco floral llega en pedazos que se unen para formar una sola pieza y colocarse como portada de la entrada de la iglesia. El día 5 de agosto, tras “florear” el arco en la capilla, entre 40 y 50 personas aproximadamente, se trasladan a la iglesia donde, tras armar una sola pieza, se disponen a levantarla.

Algunos dirigen los movimientos, otros se encuentran jalando desde la parte más alta de la iglesia y los restantes unen su fuerza desde abajo, y con un sistema básico de poleas logran erguir la portada. Desde que salen de la capilla hasta que lo terminan de colocar son acompañados por una banda de viento.

Durante la colocación se les ofrece refresco y cerveza a los hombres, que se encuentran trabajando. Aproximadamente a las 6 de la tarde finalizan la puesta.

Se pude apreciar que, a pesar de que el día que se celebra al Santo Patrono es el 6 de agosto, toda la festividad del Divino Salvador comienza con anticipación. El 28 de julio se realiza la primera misa del novenario y el día 4 de agosto se recibe la ropa nueva para el Santo Patrono, la cual es donada por alguna familia y un día después se efectúa una misa por la tarde, que da inicio con el novenario y concluye el 5 de agosto. También del 2 al 5 de agosto se reciben las promesas de los cuatro barrios.

El día 6 de agosto se inaugura con el canto de Las Mañanitas; acto seguido se enciende una gruesa de cuetones y repican las campanas. Después de cantar Las Mañanitas, durante toda la mañana se lleva a cabo el recibimiento de las promesas de otros pueblos, las cuales provienen de Totolapan, Santo Tomás Ajusco, San Miguel Topilejo, Ahuatepec, Huitzilac, Tres Marías, San Miguel Ajusco, Chamilpa, entre otros.

Con meses de anticipación, se buscan y asignan personas encargadas de dar alimentos a los grupos de las respectivas promesas, así como a las danzas. Dichos convites son llamados “asistencias” y suelen darse de manera voluntaria por parte de los habitantes. En este sentido los responsables de dar estas asistencias obtienen mayor estatus con estas participaciones.

Diferentes bandas, comparsas y danzas que se presentan a lo largo de la tarde en el patio de la iglesia y, a su término, se realiza el Santo Rosario. Posteriormente, se hace la quema del castillo que se empieza a colocar desde un día antes. Cabe resaltar que para lograr dar un espectáculo de alta calidad como lo es el castillo, la cooperación de todo el pueblo es pieza fundamental, ya que con meses de anticipación comienzan las recaudaciones monetarias por familia para recolectar la mayor cantidad posible. De esta manera cada familia pone su “granito de arena” para que el tradicional castillo nunca falte.

Una fracción de la carretera Cuernavaca-Tepoztlán es cerrada al paso de los vehículos y se asientan puestos de venta de diversos productos alimenticios; negocios con productos tradicionales; ropa; artículos plásticos para el hogar, entre otros. Se instalan juegos mecánicos propios de las ferias y por la noche se organizan bailes populares con la presentación de la reina y las princesas del pueblo, para las fiestas patrias.

La celebración termina oficialmente ocho días después de la fiesta, en “la octava”. Al amanecer, se truena una gruesa de cuentes y al medio día, los representantes de las promesas regresan por su estandarte.; también una asistencia los espera para compartir los alimentos. Esa misma tarde, los toritos pirotécnicos recorren algunas calles del pueblo para finalmente a  las 8 de la noche ser quemados al son de la banda.

Por María Daniela Trejo Bizarro, “Del Santo al  Salto, Las fiestas patronales de Cuernavaca” Vol. II

Categorías: FESTIVIDADES CULTURALES, FIESTAS
Actualizado hace 7 meses