Chapultepec

El poblado de Chapultepec debe su nombre a la voz nahua “chapollin” – saltamontes o chapulín; “tepetl” – cerro y “c” locativo “en”, es decir, “en el cerro del chapulín”.

Sus raíces prehispánicas se pueden rastrear gracias al material arqueológico encontrado como el monolito con el grabado de un águila que fuera hallado en los terrenos de la antigua fábrica de Textiles Morelos.

Durante la época colonial se construyó la hacienda más grande de América, que fue la Hacienda de Atlacomulco, hoy conocida como la Exhacienda de Cortés.

Chapultepec es una zona rica en manantiales de agua fría, provenientes del deshielo del volcán Popocatépetl, que enmarcan el Parque Ecológico Barranca de Chapultepec. Al final de la calle de San Juan existe un acueducto que lleva las aguas de los veneros de Chapultepec a los terrenos de siembra.

El templo de Chapultepec está dedicado a San Juan Evangelista con su atrio y capilla abierta, edificada en el siglo XVII.

Por: Alma Berenice González Marín, “Fiesta patronal de San Juan Apóstol en el pueblo de Chapultepec: símbolo de identidad y unión”, “Del Santo al Salto, Las fiestas patronales de Cuernavaca”, Vol. I.

Juan Diego Pons Díaz de León, “Cuernavaca, el corazón de la Primavera”.