Cartas a Theo

Cartas a theo se trata de un trabajo autobiográfico del gran Vincent van Gogh. Entre 1872 a 1890, año en que murió, Van Gogh escribió más de ochocientas cartas, dirigidas, en su mayoría, a su querido hermano Theo. En estos escritos, el pintor desnuda su alma como artista y como persona. En ellas refleja sus estados de ánimo, haciendo énfasis en la miseria en la que se encuentra.  

Son las cartas de un alma atormentada que regalaba sus obras y vivía de lo que su hermano le enviaban y al mismo tiempo producía incansablemente sus obras maravillosas. Un artista que en diez años produjo mil setecientos cincuenta y seis dibujos y ochocientos setenta y nueve cuadros, vendiendo solamente uno durante su vida. 

De las cartas que escribió a Theo, sabemos que no hizo dinero con sus pinturas. No había compradores para su obra. Algunas veces intercambiaba su obra con la de otros artistas. Van Gogh trabajó durante numerosos años como vendedor de arte ara Goupil & Cie., muy exitosamente, por lo que vendió muchas obras …. Aunque ninguna suya.

En una de sus cartas a Theo le escribe: “Esta mañana he visto el campo antes del amanecer desde mi ventana (en el asilo Saint- Paul- de Mausoleo donde estaba recluido debido a sus problemas mentales), con nada más que la estrella de la mañana, la cual era muy grande”. Sin darse cuenta Van Gogh pintó el planeta Venus en su cuadro. Este hecho lo descubrió el historiador Albert Boime, quien comparando la pintura con un mapa del cielo del día en que fue pintada “La Noche Estrellada” (9 de junio de 1889), se dio cuenta del detalle. Realmente, “la estrella del amanecer” de la que hablaba el artista en sus cartas a Theo era el planeta Venus.

Se trata de un libro que inspira ternura, compasión, tristeza y admiración por un genio del arte.