10 Negritos

Mencionar un libro de Agatha Christie es sinónimo de suspenso. En su libro “Diez Negritos” la autora sitúa al lector en la Isla del Negro, en Devon, Reino Unido. Narra la historia de diez personas que son invitadas a esta isla en la que solo hay una mansión que fue construida por un norteamericano y que posteriormente vendió. Cada uno de los invitados recibe una carta de un individuo que dice conocerlos, pero que nadie le recuerda con exactitud.

Los invitados llegan a la estación de tren de Oakbridge, donde se presentan los señores quienes se identifican como el mayordomo y la cuidadora de la casa del señor (Thomas) y señora (Ethel) Owens.

Una vez en la casa, se muestran las figuras de porcelana de diez negritos sobre la mesa. De pronto, una voz en off acusa a cada uno de los huéspedes de haber matado a alguien en el pasado. Se descubre que fue un gramófono el que provocó el sonido y no una persona. Aunque todos lo niegan y dicen que no pudieron hacer nada para evitarlo, cada uno explica la muerte de la persona o personas de las que se le acusa haber asesinado. La señora Rogers se desmaya y cuando es llevada a su habitación…ocurre el primer asesinato.

Pronto se dan cuenta que ya falta una de las figuras en la mesa y comienzan a asociar esta muerte con una canción antigua en la que van falleciendo de diversas formas unos negritos. Esta rima es semejante a la de los “10 perritos” de nosotros.

No quiero contarles el final, pero si les digo que como todos los libros de Agata Christie es una historia que lo mantendrá entretenidos.